Asume FIDECOMP compromiso de ética

• Funcionarios se apegarán a principios, valores y reglas de integridad

El Periódico Oficial “Tierra y Libertad” número 5729 dio a conocer el código de conducta a la que deberán sujetarse servidores públicos adscritos al Fideicomiso Ejecutivo del Fondo de Competitividad y Promoción del Empleo (Fidecomp), informó su director general, Juan Diego Pons Díaz de León.

Indicó que en este código se establece la forma en que deberán aplicar los principios, valores y reglas de integridad, objetividad, profesionalismo, honradez, lealtad, imparcialidad, transparencia, economía, entre otros y que se apegan en los artículos de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción y la Ley General de Responsabilidades Administrativas.

Juan Diego Pons puntualizó que este código no solo es para los trabajadores al servicio del Fidecomp, sino también para los prestadores de servicios, así como los miembros del sector empresarial que participen de alguna forma dentro de Fideicomiso y que deberán brindar una debida atención para satisfacer dentro del ámbito de su competencia las demandas que le formulen los diversos sujetos de apoyo que acudan a dicha dependencia estatal.

Añadió que el Código de Conducta señala también que no se deben conceder privilegios o preferencias a ninguna persona física o moral que indebidamente intente obtener algún beneficio, por lo que se deberá trabajar con estricto apego a la legalidad e imparcialidad, bajo transparencia y equidad.

Asimismo, dar un trato digno sin discriminar a nadie por su apariencia física, modo de hablar, idioma en el que se expresen, forma de vestir, de comportarse, color de piel, religión, situación familiar o económica, preferencias sexuales o políticas, origen étnico, estado civil, de género o sociales.

Finalmente, el funcionario estatal recalcó que el incumplimiento de alguna de las disposiciones se podrá considerar como falta al Código de Ética, sin embargo precisó, que desde el inicio de la actual administración se han desempeñado con honradez y ética profesional.

Deja un comentario