Damnificados de Tlaquiltenango exigen respuesta del programa Unidos por Morelos

Más de 30 pobladores de diferentes comunidades del municipio de Tlaquiltenango, llegaron a Casa Morelos y se instalaron con una casa de campaña a manera de presión para que el gobierno los atienda.

Y es que a un año del sismo, con la pérdida total de 30 viviendas y un supuesto censo del programa Unidos por Morelos del cual fueron beneficiados, solo obtuvieron sus tarjetas pero sin ningún valor, ya que las cuentas estaban vacías.

Cansados de tocar puertas en Cuautla y en dependencias federales, las familias afectadas decidieron instalarse en el zócalo de Cuernavaca para exigir ser atendidas y escuchadas por el secretario de gobierno o el mismo coordinador del programa de beneficios para damnificados, pues a la fecha siguen viviendo en casas de plástico donadas por constructoras extranjeras.

Deja un comentario