De fútbol y otras cosas habla Graco Ramírez

Al tiempo de asegurar que los daños que sufrió el estadio Agustín Coruco Díaz de Zacatepec por el movimiento telúrico del 19 de septiembre pasado “sólo implican unos tensores y nada más», el gobernador, Graco Ramírez, en entrevista con este medio informativo, en una total disposición que hacía mucho tiempo no se le conocía, aseguró que “no se regaló el estadio a Jorge Vergara por espacio de 15 años, hay una corresponsabilidad y unos ponen unas cosas y otros, otras”, adelantó , sobre el presupuesto para el deporte que se hará un esfuerzo sobre el particular.

El reportero se abrió paso entre los presentes, sin encontrar nunca un obstáculo, el marcaje siempre personal del equipo de seguridad sobre el mandatario; no fue el perruno de otras veces que impedían el paso hasta de los gritos y los reclamos y hasta las preguntas, por moderadas que fueran.

Hoy no; nadie se acercó al reportero para impedirle llegar como el delantero al área chica, a mirarle el blanco de los ojos al portero; no hubo necesidad del forcejeo ni mucho menos, y  fue testigo de la petición de padres de familia que reclamaron clave para una escuela que tiene 22 años trabajando (así de kafkianos son algunos pasajes de la educación en Morelos), y el gobernador atendió y dio el pase lateral a la secretaria de educación de la tierra zapatista, Beatríz Ramírez Velázquez, quien se acercó inmediatamente, y como gran voleibolista que fue con el equipo Rebeldes Galicia, dio el remate que caerá en terreno de Fernando Pacheco Godínez, en su calidad de titular del Instituto de la Educación Básica en el estado de Morelos (IEBEM).

El mandatario perredista saludo al periodista, quien quiso hacer una primera pregunta, y Ramírez Garrido Abreu atajó con un “permíteme”, pero no fue el permíteme para salirse o despótico, sino otro, el de solicitar un segundo mientras terminaba de saludar a dos o tres personas que se le acercaron, además de la inconformidad relatada.

Desde luego que se esperaba la escapada de Graco Luis por la banda derecha como suele suceder, pero no, regresó y ya lo esperaba el comunicador, si bien no con sonrisa, sí con amabilidad hasta sorprendente:

– ¿Qué te dejó el sismo?
– Mucha tristeza, mucha pérdida. Se perdieron personas, casas…
– ¿Se te perdió la soberbia?
En un gesto evidente adelantó la respuesta, como si fuera algo ajeno a él y vino: “no es a mí”, y, al menos en esta entrevista, no fue a él, quien aceptó los cuestionamientos.
– ¿Hubo daños en el estadio de Zacatepec por el temblor?
– Sólo fueron unos tensores que se están arreglando.
– Entonces ¿por qué se sacó al equipo por dos partidos?
– Fue sólo lo que te digo, dijo sin el menor gesto de impaciencia.
– Pero tengo entendido que hubo daño en algunas columnas; hay fotos…
– Es lo que te digo, nada más.
Hay versiones, en el sentido de que los daños empezaron a aparecer a los pocos días de inaugurado, aquel 27 de septiembre del 2014, con unos tubos que se cayeron y unos escalones a los que se les tuvo que poner refuerzos porque se estaban abriendo. El sismo se dio antes de que se completaran los tres años.
– ¿Es cierto que regalaste el estadio referido a Jorge Vergara por espacio de 15 años?.
– No es tal. Nosotros ponemos una cosa y ellos el equipo y todos los gastos.
– Pero los gastos del equipo son de siempre, en el lugar que se encuentren, tienen que hacerlo. No veo el aporte del empresario, si es así.
– Sí, hay un trabajo conjunto. Ellos con una cosa y nosotros con otra.
Queda, desde luego la denuncia hecha por Javier Bolaños, diputado federal del PAN, de que todos los gastos corren a cargo del gobierno estatal y el goce y disfrute para el empresario que, por lo demás, llegó a un estadio que no reúne todas las condiciones para ser aceptado en la primera división nacional.
– Y sobre el presupuesto para el deporte para el 2018.
– Ve cómo están las cosas. El sismo, las casas, las escuelas
– Pero desde tu llegada se quitó al presupuesto para el deporte más de un 34 por ciento, de los 25 millones 724 mil pesos en el 2012 a los 17 millones 106 mil pesos del 2017, hay mucho trecho.
– Vamos a ver, vamos a hacer el esfuerzo.

Cerrando la entrevista, sin inmutarse, sin ningún aspaviento, sin ninguna subida de tono, ni molestia, ni nada.

Quizá el darse cuenta que no conectó con los maestros, a quienes se iba a entregar tarjetas con 50 millones de pesos del programa federal de la Reforma Educativa, para la reparación de daños menores en los planteles afectados por el sismo.

Tanto fue el vacío del auditorio, que los funcionarios que le acompañaron tuvieron que hacer un esfuerzo titánico para aplaudir con más fuerza y no se notara la lejanía…

El Graco que caminaba a toda prisa y no contestaba los cuestionamientos, quedó atrás, por esta vez, en esta entrevista, desde luego, en el ámbito deportivo, que no se planeó.

Atrás el momento, en el Centenario, en la presentación del Galeana y el que se hizo llamar Zacatepec, cuando el mismo reportero le preguntó a Graco Ramírez del por qué había bajado el presupuesto para el deporte, el tabasqueño perredista respondió: “es tu punto de vista”, y ante el “no es punto de vista, son números”, del entrevistador, ya no hubo respuesta.

Deja un comentario