Acuerdos entre colonos y Ayuntamiento, por encima de intereses de una empresa

“Como parte del proceso de entrega-recepción entre ésta y la próxima administración municipal, ordenada y en armonía, en el tema de la disposición final de los desechos sólidos hay diálogo y buena voluntad entre personas nativas de Cuernavaca y evitar así que intereses particulares generen conflictos con la pretensión de forzar el cambio de proveedor del servicio de limpia”.

Así lo manifestó en entrevista con un medio local, el Presidente Municipal, Antonio Villalobos Adán y reiteró que hay una mesa permanente de diálogo en la que participan las comunidades de San Antón, Temixco, Santa María Ahuacatitlán y los colonos de Subida a Chalma y colonia del Bosque.

A pregunta expresa confirmó que, en efecto, hay una empresa que mediante dádivas y amenazas pretende desestabilizar y boicotear al actual concesionario para hacerlo quedar mal ante la siguiente administración, al igual que ocurrió en la pasada y antepasada administración municipal, explicó Villalobos Adán.

Respecto al falaz argumento de que el actual gobierno capitalino encareció en 200 por ciento el costo del servicio de recolección, Villalobos Adán, precisó: “Lo que no se detalla es que la concesión implica condiciones como que el Ayuntamiento debe absorber gastos de mantenimiento, cambio de llantas, refacciones, pago de combustibles, horas extras de los turnos ampliados, entre otros.

“En dos años y medio no ha habido problemas ni quejas por la recolección de desperdicios porque logramos un equilibrio con el subsidio como los mencionados; es decir, se trata de acuerdos en los que resulte beneficiada la población capitalina y que no prevalezcan los intereses particulares ni se metan muchas manos e intereses, como se pretende ante el cambio de administración.”

Ante los reclamos de unas y otras colonias, Antonio Villalobos, explicó que “existe el plan B, el plan C, el plan D, es decir, diversas alternativas para la disposición y paso de los camiones recolectores hacia el relleno sanitario de Loma de Mejía” que, por otra parte, cumple con las normatividades a nivel municipal, estatal y Federal.

Con un costo mensual de 9 a 13 millones de pesos, por la recolección y disposición de los desechos de 306 mil capitalinos a razón de 2.5 kilogramos diarios por personas, el sistema no ha dejado de funcionar en forma adecuada en esta administración, incluyendo el aumento del volumen de la basura por la ocupación permanente de casas de fines de semana por la población flotante de la Ciudad de México, debido a la pandemia.

“Hemos sido y vamos a seguir siendo prudentes, la transición de gobierno se va a hacer entre personas que somos nativos de Cuernavaca y antes de las sesiones oficiales del proceso de entrega-recepción, hay reuniones previas en las que se preparan, entre otros rubros, la Ley de Ingresos, presentada por esta administración pero que regirá para la siguiente, por lo que no debemos permitir que los intereses de una sola empresa alteren el servicio de recolección”, concluyó Villalobos Adán.

Deja un comentario