Anuncia alcalde Villalobos operativo «Teléfono apagado» para evitar influyentismo durante actos de autoridad

El presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos anunció el operativo “Teléfono Apagado”, para evitar actos de influyentismo, petición de favores, o de quien busque evitar ser sancionado al momento de algún acto de autoridad.

“Los funcionarios que lleven a cabo una diligencia, amonestación, sanción o apercibimiento, no contestarán llamadas de quienes pretendan salir impunes ante alguna falta cometida”, señaló el edil. “Esto aplica también al momento de clausurar o suspender el funcionamiento de algún establecimiento fuera de norma”, clarificó.

Sanciones y clausura se aplicarán, por ejemplo, a los propietarios o administradores de un evento organizado en un autocinema ilegal ubicado este fin de semana en la colonia Vista Hermosa, advirtió la mañana de este martes durante un recorrido de supervisión de trabajos de limpieza de barrancas que arrancó en la Barranca de El Salto.

“No se ha encontrado a ninguna persona responsable en el predio denunciado por vecinos del sitio, pero será clausurado, como otros negocios que no cumplan restricciones de horario, tipo de venta o incurran en violaciones a su giro”, señaló el alcalde.

Acompañado por el secretario de Seguridad Publica(SSP Cuernavaca) Armando Nava Sánchez y el titular de la subsecretaría de Protección Civil, Gonzalo Barquín Granados (SPC) el Presidente Municipal explicó que todas aquellas violaciones al Bando de Policía y Buen Gobierno, que además sean prácticas riesgosas de contagio del COVID-19 serán sancionadas por el Ayuntamiento.

Dijo que el gobierno municipal mantiene las campañas de la sana distancia, uso de cubre-bocas y gel, además de la promoción de “Transita por la Derecha”, además de vigilar se cumplan los protocolos específicos para establecimientos comerciales, lugares y transporte público.

El objetivo, explicó Villalobos Adán, es evitar el contagio masivo del COVID-19 y el colapso del sistema hospitalario de Cuernavaca, como también volver al cierre de actividades y al confinamiento, lo que sería un grave retroceso, por lo que todo aquel negocio no autorizado o que infrinja los límites marcados por su licencia municipal de funcionamiento será sujeto a sanciones.

En el mismo sentido, refirió que lamentablemente dentro de la industria restaurantera, entre el 20 y 25 de los negocios se verán obligados a cerrar, debido a la baja afluencia de comensales que no alcanza para cubrir los costos de insumos, renta y servicios de los restaurantes, lo cual hace inviable la continuidad de estos establecimientos.

De ahí que el Ayuntamiento de Cuernavaca mantenga la postura de favorecer la reactivación económica en corresponsabilidad entre empresarios, empleados y clientes y con la debida concientización de cada persona para mantener inculcar los hábitos de higiene y sanitización que impidan la propagación de la enfermedad ante la Nueva Normalidad.

Antonio Villalobos reiteró que continuarán los operativos paralelos de supervisión y vigilancia para que ningún establecimiento viole el Bando de Policía y Buen Gobierno, así como no dejen de aplicarse las medidas específicas de prevención de la pandemia, de manera que ningún negocio opere fuera de la ley y además, se convierta en un foco de propagación.

Deja un comentario