Ante los lamentables hechos de discriminación y violencia cometidos en contra de las y los trabajadores del sector saludTe

Ante los lamentables hechos de discriminación y
violencia cometidos en contra de las y los
trabajadores del sector salud.

Expreso lo siguiente:

Primero; quiero reiterar mi apoyo a quienes todos los días de manera profesional luchan, anteponiendo incluso su propia
seguridad con el único objetivo de colaborar en el combate de la pandemia que nos aqueja.

La sociedad reconoce y agradece la labor que día a día está realizando el personal que labora en este sector fundamental; sin embargo, algunas personas que atraviesan determinada situación al tener un familiar enfermo, o algunas otras que, ante la falta de información, han optado por agredir de diversas formas a los trabajadores de la salud.

Nuestro estado y prácticamente el mundo entero, está atravesando una situación sin precedentes; el miedo, la impotencia y la desesperación provocan diferentes comportamientos, que muchas veces pueden ser totalmente irracionales.

Ante esta situación, a las personas que bajo la incertidumbre derivada de tener algún familiar en algún centro médico, se puedan ver involucradas en agresiones en contra de los trabajadores, quiero hacerles un llamado a que mantengamos la calma y
comprendamos la situación que nos atañe.

Entiendo y me solidarizo con la incertidumbre y desesperación que nos
puede causar el tener a un familiar enfermo, sin embargo debemos estar conscientes que el personal que ahí labora son mujeres y hombres dando lo humanamente posible, quienes muchas veces dejan de ver a su familia con jornadas de trabajo extraordinarias, con el único objetivo de salvar la vida
de nuestros familiares.

Toda mi admiración para los trabajadores de la salud,
quienes hoy en día están convertidos en verdaderos héroes de nuestra sociedad, reconociendo el esfuerzo sobrehumano que realizan, y confiando plenamente en su profesionalismo.

Hago un llamado a permanecer firmes ante esta lucha y mantenerse empáticos ante la zozobra que puedan tener los
familiares de las personas afectadas.

Sin embargo y muy desafortunadamente, no es solo en estos casos donde se han producido agresiones a este sector, aún más lamentables son los hechos cometidos en contra de los
trabajadores de la salud estando fuera de sus centros de trabajo, la mala información o la ausencia de esta, ha generado agresiones y actos discriminatorios totalmenteintolerantes que nos indignan como sociedad.

Ante esta situación mis compañeras y compañeros legisladores han propuesto endurecer las penas para este tipo de conductas. La
repetición constante de actos como estos, nos pondrá en la necesidad de utilizar los instrumentos jurídicos a nuestro
alcance para inhibir las agresiones en contra del personal de la salud.

No obstante, debo manifestar que, ante la situación, y más allá de combatir estas conductas por medio de penas más severas, considero oportuno invitar a cada uno de nosotros a que generemos conciencia de lo que está sucediendo, y que tengamos presente que la manera más efectiva de protegernos es atendiendo las medidas de prevención que ya todos conocemos.

La empatía, la unidad y la solidaridad con todas y todos, deben ser los valores que nos permitan salir adelante. Los mexicanos y sobre todo los morelenses, debemos estar más
unidos que nunca para superar esta situación.

Deja un comentario