En 26 años, sólo el Covid-19 hizo caer el telón de ‘La dama de negro’

Con 26 años en cartelera y más de siete mil funciones, La dama de negro interrumpió, por primera vez, sus presentaciones debido al cierre de algunos teatros que ocurrió hace dos semanas para evitar la propagación del coronavirus.

Desde febrero de 1994, explicó el director, productor y actor Rafael Perrín, nunca se había tenido un fin de semana sin por lo menos una función; cuando pasó lo de la influenza se redujeron las presentaciones, pero enseguida se reanudaron las actividades; es decir, no se cortó la continuidad al ciento por ciento.

En esta ocasión, destacó, sí decidimos parar, porque nos dimos cuenta de que por conservar un récord mundial o seguir generando sueldos podríamos estar matando a alguien, debido a la facilidad con se contrae el Covid-19.

Si hace dos semanas se decidió la suspensión de actividades, no fue porque a nosotros nos fuera a pasar algo, sino porque no quisimos poner en riesgo la vida del público, por el que comemos y vivimos de lo que nos gusta hacer, destacó Rafael Perrín.

Decisión conjunta

La decisión de suspender el montaje se tomó de manera conjunta entre Antonio Calvo, Carlos Bracho y Perrín. Fue difícil, porque el teatro funge como un espacio de diversión en tiempos en que la gente necesita más entretenimiento. Nos dolió cerrar y bajar el telón, pero cuando pensamos en cuál fue la razón, nos sentimos un poco mejor.

En México, prosiguió, no nos habíamos dado cuenta de que se trata sobre todo de no contagiar a los demás; en muchos de los casos este virus es asintomático, incluso podrían pasar hasta 15 días sin saber si estamos contagiados, pero mientras, se multiplican los enfermos.

En más de tres lustros, La dama de negro ha permanecido en el gusto del público y la clave de ese éxito ha sido, además de la genialidad de su texto, que nos importa la gente; no vamos a permitir nunca que quienes me regalan dos horas de su tiempo vean una obra descuidada, en la que los actores o la iluminación sean malos; es decir, que el montaje no se viva con intensidad.

Con esta contingencia, sostuvo Perrín, “nos dimos cuenta de que el éxito de La dama de negro se debe a que verdaderamente nos importa el público; incluso en estos 26 años hemos tenido que adaptar la obra, casi de manera imperceptible, a fin de que parezca de actualidad” para las nuevas generaciones.

En el reparto ha habido constancia, pues Ricardo Morell lleva 22 años, Odiseo Bichir y Benjamín Rivero 18 años, Alejandro Tommasi 13, Ernesto D’Alessio siete; mientras Perrín y su hermana Patricia (una de las damas) han sido testigos de los 26 años del montaje. De temporadas anteriores se recuerda a Germán Robles, Humberto Dupeyron, Miguel Pizarro, Otto Sirgo, Rafael Sánchez Navarro y Rodrigo Vidal, entre otros actores.

La obra, puntualizó el director, no sé cuándo se va acabar, pero va durar hasta que el público ya no quiera verla o deje de haber teatro, pero ninguna de las dos cosas creo que suceda.

Deja un comentario