Angela Merkel advierte de que hasta el 70% de los alemanes se infectará por el coronavirus

La canciller Angela Merkel ha apelado a la responsabilidad individual para frenar la expansión del coronavirus en el país y con ello las consecuencias personales, sociales y económicas de una enfermedad que, según los expertos, afectará hasta el 70% de los alemanes.

«El virus está aquí. No hay vacuna, ni tratamiento. No hay inmunidad», constató Merkel en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Sanidad, Jens Spahn y el director del Instituto Robert-Koch, Lothar Wieler, quien, sobre la previsión de infectados señaló que «ante la imposibilidad de combatir la epidemia con los medicamentos actuales, la única forma de lidiar con la crisis es ganar tiempo, impedir que todos los contagios se produzcan simultáneamente». Eso sobrecargaría el sistema de salud y obligaría a elegir entre pacientes.

El pronóstico de entre el 60% y el 70% de infectados referido por Merkel en función de las previsiones de los expertos equivale a 58 millones de alemanes contagios. Si la enfermedad evoluciona como hasta ahora, cuatro de cada cinco casos serán leves o asintomáticos. Uno de cada cinco, sin embargo, podría requerir ingreso hospitalario, derivar en una infección pulmonar grave y en la muerte. No hay datos fiables sobre la letalidad del virus, pero los científicos creen que supera al de la gripe, especialmente entre la población de más edad.

El jefe de Virología del hospital berlinés La Charité, Christian Drosten, cree en ese sentido que «si no protegemos a los grupos de riesgo y permitimos una sobrecarga de los servicios de salud, si no nos tomamos esta crisis en serio, hay que prever que el índice de mortalidad en el grupo de riesgo será del entre el 20% y el 25%».

Wieler destacó que la epidemia del coronavirus ha llegado para quedarse y que las señales de optimismo que llegan de China no tienen consistencia científica. «Es infantil creer que China ha ganado la batalla contra el coronavirus cerrando una ciudad, porque eso no ha matado el virus. El virus rebrotará y lo veremos».

Para el responsable del instituto competente para la lucha contra la epidemia, la única forma de combatir la nueva enfermedad es lograr una vacuna, para lo que habrá que esperar al menos un año. «Hasta que eso suceda, el desafío es espaciar en el tiempo los contagios».

La canciller afirmó que, en esta situación, es vital seguir los consejos de las autoridades sanitarias y actuar con sensatez en favor de los ciudadanos más vulnerables. «Eso significa evitar aglomeraciones, reducir la agenda social y protegerse para proteger a los demás. Tampoco es necesario besar o dar la mano. Basta con mirar a los ojos un par de segundos más y sonreír», dijo.

Merkel declaró que el Gobierno tomará las medidas necesarias para proteger el funcionamiento de la infraestructura estratégica,paliar los efectos negativos en la economía y acelerar la investigación contra este virus con nuevas inversiones.

Se mostró asimismo dispuesta a flexibilizar el respeto del principio de «déficit cero» para poder atajar la «extraordinaria situación» de la epidemia de coronavirus, no saturar el sistema sanitario y mantener en la medida de lo posible la actividad económica.

Merkel se refirió a la teleconferencia que ayer celebraron los jefes del Gobierno de la Unión Europea para destacar la importancia de trasladar a los mercados y a la empresa la certeza de que los Gobiernos actuarán de red en caso de emergencia.

Alemania es el séptimo país más afectado del mundo, con unos 1.300 infectados y tres muertes ligadas al COVID-19.

Wieler destacó que el hecho de que Alemania haya computado hasta el momento menos casos que otros países del entorno se debe a la rapidez con la que el sistema reaccionó a la llegada del virus, con la implantación de test rápidos. «Otros países reaccionaron más tarde, de ahí que la curva que se dibuja en Italia, por ejemplo, sea distinta a la nuestra. Pero esa curva de infectados y muertos llegará», adelantó el epidemiólogo.

«El coronavirus se extiende y no hay nada que lo pueda impedir. Lo único que podemos hacer es ralentizar la epidemia», insistió el ministro de Sanidad, que pidió a la población cambiar sus hábitos diarios y a los jóvenes responsabilidad. «Los jóvenes deben pensar en sus familiares, en sus amigos y no actuar como si no pasara nada porque nada les sucederá a ello», encomió Spahn, que también recomienda «no dejar a los niños al cuidado de los abuelos».

Deja un comentario