‘SexToy’ «busca hacer conciencia desde el teatro»

Un grupo de mujeres expone experiencias catárticas para dejar al descubierto vivencias en diversas situaciones al relacionarse con el género masculino.

En Sex Toy, montaje dirigido por Oswaldo Maccio, siete relatos revelan y entretejen esas historias, en las cuales ellas sostienen que han siendo reducidas a la condición de objetos; sexuales, en la mayoría de los casos.

En realidad, el eje de las experiencias es desde una perspectiva muy amplia sobre la palabra objeto, a través de la cual abordamos infinidad de temas, dijo a este medio el director, actor y dramaturgo venezolano. La obra surgió a partir de una laboratorio de dramaturgia, el año pasado, con mujeres en una experiencia catártica.

La intención “es convertir a Sex Toy, no sólo en montaje en la Ciudad de México, sino en una suerte de proyecto que sea replicado en otros lugares, con textos originales en cada uno. De hecho, de manera paralela se realizará una producción en Madrid”. En el escenario –prosiguió Maccio– cada mujer narra su historia y otras plantean interacciones. Se habla de sus perspectivas y reflexiones en diversas formas, según requiera su tratamiento en la puesta en escena.

A manera de ejemplo, el director explicó algunos temas: “En Uber, se afirma que en un mundo al revés una mujer habla de los hombres tal como ellos lo hacen del género femenino: cuenta las relaciones que sostiene con su pareja formal y sus amantes; mientras en La cubeta roja se reflexiona de las formas de represión que se instauran en el cuerpo femenino desde la niñez”.

Continuó: “Una tarde con Paty es un viaje adentro de la cabeza de una mujer que es víctima de violencia doméstica; es una reflexión sobre el amor, la renuncia a éste y la resignación. En ¿Esto es amor? la pregunta acompaña la primera experiencia sexual de una adolescente, donde el desconocimiento y la incapacidad para expresar su voluntad y su deseo la dejan marcada”.

En Mi papá es Mario Bros una joven revisa la teoría de la cuarta dimensión, su relación con un juego de video y finalmente la ausencia de la figura paterna.

Oswaldo Maccio mencionó que el montaje surgió primero “como una iniciativa creativa de Daniela Bueno, Johanna Juliethe y de él para convocar a actrices que tuvieron la voluntad de escribir sobre el tema de la mujer como objeto en la sociedad contemporánea y la toma de conciencia frente a esta percepción.

En dicho laboratorio se ha dado acompañamiento a procesos de escritura, hasta el momento, de 12 textos, de los cuales serán llevados a escena los de Amaya Blas, Daniela Bueno, Gabriela Montiel, Johanna Juliethe, Patricia Pacheco, Samantha Castillo y Vera Linares.

El director sostuvo: Creo que la acción principal tiene que ver con comunicar por qué la gente sigue invisibilizando esta situación; es decir, el propósito es comunicar para que exista un cambio, lo cual hace de esto materia artística.

Se prevé que a futuro esta iniciativa sea un proyecto que dé voces a mujeres que no tienen esa oportunidad; por ejemplo, podría ser de una comunidad específica o de cualquier otro lugar. Después se les daría una estructura dramática y una actriz prestaría su voz para que esas experiencias se conozcan; incluso, en otra fase se piensa iniciar un viaje por comunidades o participar en encuentros académicos.

Con Sex Toy, puntualizó Maccio, se espera generar conciencia ante las cosas terribles que suceden; propiciar redes desde la trinchera artística y de impulsar a activistas que trabajarán con la interpretación de la realidad. La obra se estrena el 5 de marzo en el Foro Lucerna, ubicado en Lucerna 64, colonia Juárez, los jueves a las 20:30 horas.

Deja un comentario