Querétaro se lleva el triunfo 3-2 pese a intensa presión del Necaxa

Con un final trepidante, Querétaro logró conservar el triunfo 2-3 ante Necaxa en el estadio Victoria de Aguascalientes, pese a que el técnico Víctor Manuel Vucetich fue expulsado por reclamos al árbitro. Los Gallos llegaron a 12 unidades y escalaron al cuarto peldaño mientras los Rayos se quedaron con ocho puntos en la media tabla, luego de seis jornadas del Torneo Clausura 2020.

Jaime Gómez abrió el marcador en menos de tres minutos, mientras Ariel Nahuelpán (18 y 46) anotó un doblete para que los Gallos se llevarán la victoria. Daniel Álvarez (44) y Maximiliano Salas (82, penal) desataron la tensión al descontar en favor de Necaxa, pero los queretanos resistieron.

Ante la lesión que sufrió hace unas semanas Hugo González y los errores de Yosgart Gutiérrez en el duelo ante Ciudad Juárez, el técnico Alfonso Sosa recurrió al arquero Ángel Alonzo, de 20 años de edad, quien tuvo un debut agridulce.

Las emociones llegaron en los primeros instantes cuando los Gallos tomaron la ventaja en menos de tres minutos. Jaime Gómez recibió un pase en el área y tras quitarse la marca lanzó un disparo pegado al palo derecho para entrar a las redes.

Golpeados por el gol en contra, a los Rayos les costaba trabajo generar peligro hasta que en una jugada a balón parado lograron acercarse a la meta. Mauro Quiroga conectó un remate de testa en un tiro libre, pero el arquero Gil Alcalá atajó el esférico.

La respuesta de los queretanos fue inmediata y acrecentaron la ventaja. Areli Hernández desbordó por la banda izquierda para mandar un pase a Nahuelpán, quien definió con potencia desde los linderos del área.

El conjunto de Vucetich se mantuvo con el control y lanzó un aviso de gol con un disparo de Valencia que fue detenido. Poco después, Nahuelpán llegó de nueva cuenta a las redes, pero el tanto fue anulado por fuera de lugar.

Cuando se acercaba el final de la primera parte, los Rayos aprovecharon un descuido de los visitantes para recortar distancia en el marcador. A gran velocidad, Daniel Álvarez hizo un recorte en los límites del área y lanzó un potente disparo para vencer a Gil Alcalá. Mientras la afición rojiblanca festejaba el tanto, el estratega Alfonso Sosa era consciente de que un gol no rescataba el partido, por lo que se mantuvo con el semblante serio y los brazos cruzados.

En efecto, la felicidad de los Rayos apenas duró el tiempo del descanso y los Gallos recuperaron la ventaja en los primeros 18 segundos del complemento.

Deja un comentario