Morelos en crisis política; STJ marginado y diputados desafían a Blanco

Morelos se encuentra entrampado y rehén de los políticos; las decisiones importantes están detenidas a causa de intereses personales y de grupo. La comunicación entre los tres poderes del estado es nula, no hay diálogo básico, con un Poder Judicial marginado y en el ojo del huracán por presuntas malas actuaciones de sus miembros y jueces y los diputados en franco desafío al gobernador Cuauhtémoc Blanco.

El ejemplo más palpable de esta crisis política es el hecho de que al 7 de enero del 2019 el estado de Morelos no tiene presupuesto legal.

El Congreso está partido en dos en una abierta rebelión de 15 diputados en contra de su presidente a quien amagan con destituir, bajo el argumento de que no los toma en cuenta y que ha hecho uso discrecional de casi 60 millones de pesos. Pero además los diputados no se muerden la lengua para decir a los cuatro vientos que no pasará el presupuesto del gobierno, porque no fueron tomados en cuenta para desglosarlo y aseguran, “no somos empleados de José Manuel Sanz ni de Cuauhtémoc Blanco».

El clima político está francamente deteriorado, no hay diálogo y la coalición, Juntos Haremos Historia en Morelos nació muerta. Además son ahora ya en el poder, esos tres partidos los que en virulenta pelea política tienen a Morelos de rehén, en búsqueda de cada vez mas posiciones de poder.

Aunado a eso el gobernador Cuauhtémoc Blanco advierte su rechazo al ayuntamiento de Cuernavaca al asegurar que atrás del alcalde Antonio Villalobos está Graco Ramírez y Rodrigo Gayosso. En el caso del presupuesto, el gobernador dice o acusa del bloqueo a Rabindranath Salazar, Yeidckol Polevnsky y Zoé Robledo, este último subsecretario de gobernación y a todos les lanza una advertencia: “No me saquen al dragón”.

Deja un comentario