Renueva reconstrucción ánimo de afectados por sismo del 19s en Totolapan

Avecindado en el Barrio de San Marcos del municipio de Totolapan, Eusebio Ramírez Martínez es una de las más de 180 personas que han recuperado su vivienda en todo el territorio estatal gracias a la intervención del órgano Unidos por Morelos y las fundaciones.

Con las llaves de su nuevo hogar entre sus manos y apoyado por su hija Lidia Ramírez, Eusebio relató cómo los sismos de septiembre afectaron la vivienda que construyó y habitó por casi 50 años.

“Desde el temblor que fue en la noche, (el 7 de septiembre) la casa lo resintió, pero fue hasta el segundo (el 19 de septiembre) cuando mis hijos ya no dejaron que durmiera ahí porque creían que mi casa se iba a caer”, contó.

Tras la emergencia, las autoridades catalogaron su casa como pérdida total y le dijeron a la familia que tenía que ser demolida.

“Ésta fue una noticia triste para mi papá”, afirmó Lidia. “Se veía cansado, triste, como enfermo pues, no quería hacer nada ni siquiera ir al campo a trabajar, siempre lo veíamos fuerte y alegre, pero desde que tiramos la casa su salud y ánimo se vinieron abajo”, detalló.

Sin embargo, hoy su semblante es diferente, está feliz, contento, ya tiene un nuevo hogar gracias a la confianza que él y su hija brindaron a Unidos por Morelos y la fundación ¡Échale! A tu casa.

De hecho, fueron de los primeros damnificados en Totolapan que entregaron sus papeles al órgano estatal.

“Nos fuimos a las siete de la mañana; estuvimos todo el día y salimos como a las 11 de la noche, no me iba regresar a mi casa hasta que me dijeran que me ayudarían a hacer mi casita y vean ahora: ¡Qué bonita casa me hicieron!”, expresó sonriente Eusebio Ramírez.

A sus 79 años y con la energía renovada, producto de la tranquilidad que le dio su nuevo hogar, camina todos los días más de cinco kilómetros para cuidar sus huertas de aguacate.

“La verdad me gusta mucho (la casa), está muy bonita; ya sólo falta que la vengan a bendecir para que me pueda pasar”, confirmó emocionado el beneficiario.

Lo anterior tras relatar cómo llegó a vivir al número 26 de la calle Álvaro Obregón del barrio de San Marcos en Totolapan.

“Yo vivía en un terreno de mis papás, allá por el cerro, pero cierto día mi hermano se enojó con nosotros y nos corrió a todos; vine acá a San Marcos, a un terreno de mi suegra, a quien le pagué siete mil pesos de ese entonces”, narró.

Él mismo construyó su casa de adobe y teja, materiales que no resistieron el impacto de los temblores, no obstante, la casa que habitará desde este día fue edificada con materiales térmicos y bajo las nuevas normas de construcción del estado de Morelos, lo que garantiza su seguridad, ya que está hecha para resistir sismos de hasta 8.5 grados.

La vivienda fue construida gracias a la aportación del Gobierno del Estado, quien a través de Unidos por Morelos, destinó 120 mil pesos, mientras que la fundación ¡Échale! A tu casa aportó 25 mil pesos más.

Su casa tiene una construcción de 48 metros, divididos en dos habitaciones, baño completo, sala, cocina y comedor, además está diseñada para crecer en una segunda planta o de forma modular.

Deja un comentario