De 7 a 30 años de cárcel a quien sustraiga, retenga u oculte a un menor de edad propone Beto Mojica

Con el ánimo de salvaguardar la seguridad e integridad de los menores, Beto Mojica en coordinación con la Fundación Nacional de Investigación de Niños Robados I.A.P., ha llevado a las escuelas de Cuernavaca el taller denominado “Prevención de Sustracción y Retención de Menores” el cual es impartido por especialistas de la fundación, lo anterior con la finalidad de que Cuernavaca sea el primer municipio certificado en la prevención de sustracción y retención de menores.

En continuidad a esta iniciativa, Mojica Linares presentó en el Pleno del Legislativo una reforma al artículo 223 del código penal vigente para el Estado de Morelos en el que propone endurecer las penas a quien o quienes sustraigan o retengan a un menor.

“En virtud de que, en la Fiscalía General del Estado por el delito de sustracción de menores, recibe al año entre 200 y 300 denuncias, y en la mayoría de los casos este delito es cometido por alguno de los padres o familiares de los menores, considero que es importante incrementar la penalidad por la sustracción o retención del menor proponiendo una pena máxima de 7 a 15 años de prisión, la cual puede incrementarse al doble cuando se trate de una sustracción en la cual se traslade al menor fuera del Estado o del País. En el caso de que se trate de familiares la pena será de 1 a 2 años de prisión, según el caso, buscando la protección de los derechos humanos de los menores y la familia”.

Actualmente en el estado de Morelos la sanción prevista para este delito es de uno a cinco años de prisión.

Guillermo Donaldo, director de la Fundación, enfatizó el interés que tiene Beto Mojica para acompañar a la ciudadanía en un tema tan delicado como lo es la seguridad y protección de los niños en Cuernavaca.

Por ello, y buscando la protección y seguridad de las y los niños en Morelos, Beto Mojica presentó dicha iniciativa y continúa con los talleres dirigidos a padres de familia de escuelas de Cuernavaca en conjunto con la Fundación Nacional de Investigaciones de niños robados I.AP.

Deja un comentario